Inicio ·Tendencias · Artículo

Conoce a David Joyner, el hombre bajo el disfraz del dinosaurio Barney

Redacción

pasante

|

Viernes 19 de Mayo de 2017 - 20:03
compártelo
  • En 1990 David fue elegido para interpretar a Barney.| Foto: Captura de video.
Por casi una década entera, Barney conquistó a niños de todo el mundo y hoy en día, gracias a las repeticiones, nuevas generaciones bailan, cantan y se divierten con el dinosaurio púrpura.
 
David Joyner le dio vida al personaje. El actor nació el 4 de julio de 1963 en la ciudad de Decatur, estado de Illinois, Estados Unidos. En 1983 se graduó con honores de técnico en ingeniería electrónica pero él realmente quería dedicarse a la actuación, según publicó el portal "Ciudad".
 
Fue en 1990 cuando su vida dio un giro de 180 grados al ser elegido, luego de presentarse al casting, para caracterizar a Barney.
 
Joyner habló de esa inolvidable experiencia con el sitio BuzzFeed. "El traje es realmente pesado, son unos 32 kilos y la temperatura puede alcanzar los 50 grados. Tenés que sentirte muy cómodo contigo mismo y con tu transpiración. No puedes ser claustrofóbico, ya que el único lugar desde el que puedes ver es la boca, y cuando está cerrada, no puedes ver nada”.

Redacción
Por casi una década entera, Barney conquistó a niños de todo el mundo y hoy en día, gracias a las repeticiones, nuevas generaciones bailan, cantan y se divierten con el dinosaurio púrpura.
 
David Joyner le dio vida al personaje. El actor nació el 4 de julio de 1963 en la ciudad de Decatur, estado de Illinois, Estados Unidos. En 1983 se graduó con honores de técnico en ingeniería electrónica pero él realmente quería dedicarse a la actuación, según publicó el portal "Ciudad".
 
Fue en 1990 cuando su vida dio un giro de 180 grados al ser elegido, luego de presentarse al casting, para caracterizar a Barney.
 
Joyner habló de esa inolvidable experiencia con el sitio BuzzFeed. "El traje es realmente pesado, son unos 32 kilos y la temperatura puede alcanzar los 50 grados. Tenés que sentirte muy cómodo contigo mismo y con tu transpiración. No puedes ser claustrofóbico, ya que el único lugar desde el que puedes ver es la boca, y cuando está cerrada, no puedes ver nada”.