Inicio ·Tendencias · Artículo

Menor tuvo la lengua atrapada casi 5 horas en un termo de reconocida marca

Redacción

mguaman

|

Miércoles 17 de Mayo de 2017 - 9:36
compártelo
  • Megan Donald, de Escocia, estuvo casi cinco horas con su lengua atrapada en un tazón de Disney. Foto: (Natalie Donald)
Megan Donald tiene siete años. Y como millones de niños, es fanática de Monsters Inc. Fue por eso que le pidió a su madre Natalie que le comprara un popular termo de esos personajes en el comercio de Disney cercano a su vivienda en Dunbartonshire, Escocia. Eso hizo la mujer sin sospechar las consecuencias que podría tener para la lengua de su pequeña hija, según informa el portal de BBC.com
 
Entusiasmada con el regalo, Megan fue a su escuela Harestane Primary. Lo mostró al resto de sus compañeras que celebraron su nueva adquisicón. Sin embargo, algo saldría mal. Sin conocer los riesgos que podrían ocurrir, la niña colocó su lengua en el orificio del tazón y no pudo sacarla más.
 
Los profesores y maestros de la institución intentaron rescatarla de alguna forma, pero no pudieron. Fue por eso que debieron llamar a un servicio de urgencias al ver que la lengua estaba poniéndose morada por demás.
 
Mug leftovers and Megan with swollen tongue
 
Foto: Natalie Donald 
 
"Recibí una llamada de la escuela donde me decían que su lengua estaba atorada. Megan estaba en pánico y yo conmovida porque nunca había visto algo así antes. Apenas podíamos tocarlo por el dolor y tampoco podíamos desenroscarlo porque al hacerlo creaba una especie de succión", señaló Natalie, de 31 años.
 
Al llegar la ambulancia, los paramédicos no pudieron hacer nada. El dolor aumentaba y la desesperación de Megan también. Fue trasladada a un hospital, donde los médicos le dieron una inyección a su lengua para poder trabajar sobre ella sin que la pequeña lo sintiera. Sin embargo, estaba desesperada y empujaba a los profesionales a quienes no quería ver a pesar de que eran los únicos que podían ayudarla.
 
Cortaron con delicadeza el armazón y rescataron su lengua. Habían pasado más de cuatro horas sin que nadie pudiera aliviar el dolor de Megan. La niña tenía varias heridas en su boca pero lentamente comenzó a tranquilizarse. Por el resto de la semana no fue a la escuela, recuperándose de la traumática situación.
 
La madre teme que la misma situación ocurra con otros niños de la misma edad que su hija. Desde Disney Store señalaron que ese producto y otros similares habían sido retirados de la tienda para evitar situaciones similares.

Megan Donald tiene siete años. Y como millones de niños, es fanática de Monsters Inc. Fue por eso que le pidió a su madre Natalie que le comprara un popular termo de esos personajes en el comercio de Disney cercano a su vivienda en Dunbartonshire, Escocia. Eso hizo la mujer sin sospechar las consecuencias que podría tener para la lengua de su pequeña hija, según informa el portal de BBC.com

 

Entusiasmada con el regalo, Megan fue a su escuela Harestane Primary. Lo mostró al resto de sus compañeras que celebraron su nueva adquisicón. Sin embargo, algo saldría mal. Sin conocer los riesgos que podrían ocurrir, la niña colocó su lengua en el orificio del tazón y no pudo sacarla más.

 

Los profesores y maestros de la institución intentaron rescatarla de alguna forma, pero no pudieron. Fue por eso que debieron llamar a un servicio de urgencias al ver que la lengua estaba poniéndose morada por demás.

 

Mug leftovers and Megan with swollen tongue

 

Foto: Natalie Donald 

 

"Recibí una llamada de la escuela donde me decían que su lengua estaba atorada. Megan estaba en pánico y yo conmovida porque nunca había visto algo así antes. Apenas podíamos tocarlo por el dolor y tampoco podíamos desenroscarlo porque al hacerlo creaba una especie de succión", señaló Natalie, de 31 años.

 

Al llegar la ambulancia, los paramédicos no pudieron hacer nada. El dolor aumentaba y la desesperación de Megan también. Fue trasladada a un hospital, donde los médicos le dieron una inyección a su lengua para poder trabajar sobre ella sin que la pequeña lo sintiera. Sin embargo, estaba desesperada y empujaba a los profesionales a quienes no quería ver a pesar de que eran los únicos que podían ayudarla.

 

Cortaron con delicadeza el armazón y rescataron su lengua. Habían pasado más de cuatro horas sin que nadie pudiera aliviar el dolor de Megan. La niña tenía varias heridas en su boca pero lentamente comenzó a tranquilizarse. Por el resto de la semana no fue a la escuela, recuperándose de la traumática situación.

 

La madre teme que la misma situación ocurra con otros niños de la misma edad que su hija. Desde Disney Store señalaron que ese producto y otros similares habían sido retirados de la tienda para evitar situaciones similares.