La Feria Internacional del Libro incentiva la lectura en la comunidad

Redacción

mguaman

|

Jueves 12 de Octubre de 2017 - 11:17
compártelo
  • Guayaquil: la Feria Internacional del Libro incentiva la lectura en la comunidad. Foto: @alcaldiagye
Video: Guayaquil: la Feria Internacional del Libro incentiva la lectura en la comunidad. Foto: @alcaldiagye Guayaquil: la Feria Internacional del Libro incentiva la lectura en la comunidad. Foto: @alcaldiagye
La Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, presidida por Gloria Gallardo Zavala, presentó la III Edición de la Feria Internacional del Libro 2017 “Guayaquil es mi Destino para Leer y Crecer”, la misma que se realizó desde el miércoles 6 al domingo 10 de septiembre en el Centro de Convenciones.
 
El objetivo de la Feria Internacional del Libro 2017 es siempre incentivar la lectura en la comunidad, especialmente entre los niños y jóvenes.
 
“Este evento se posiciona en la ruta internacional de las ferias de Latinoamérica" dijo Cecilia Ansaldo, directora de contenidos.
 
El evento fue un encuentro cultural donde 47 escritores nacionales y 14 internacionales presentaron sus obras y fueron parte de conversatorios, conferencias, mesas de debate y más, en un ambiente lleno de novedades literarias, poesía, teatro, periodismo, entre otros.
 
Este evento internacional se ha realizado con éxito por dos años consecutivos 2015 y 2016, y es organizado con el apoyo logístico de Expoplaza.
 
La Feria del Libro trabaja con un Comité de Contenido Literario, presidido por Cecilia Ansaldo Briones, miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua.
 
Fueron 127 eventos en los cinco días de feria, las que se realizaron en cuatro salones, y que fueron desde charlas, lanzamientos, homenajes, presentaciones, hasta baile, proyección de películas, lecturas de cuentos y conferencias.
 
Argentina fue el país invitado y recibió a los visitantes con un stand de la librería cuencana Corredor Sur, la Cámara Argentina del Libro y la Embajada Argentina. La idea fue ofrecer la experiencia de acudir a una pequeña librería de Buenos Aires, indicó Germán Gacio, director de Corredor Sur.
 
“Sigo creyendo que existe esa unidad que a veces va y viene con más fuerza en Latinoamérica y creo que la circulación de los libros es un hecho fundamental de integración”, aseguró Carlos Gamerro, escritor argentino.
 
El evento contó con espacios para niños y jóvenes, entre ellos un espacio de actividades lúdicas que recrea los personajes infantiles de los ‘Cuentos de la selva’, del escritor uruguayo Horacio Quiroga, otro de los homenajeados pues se cumplen cien años de la publicación de ‘Cuento de amor, de locura y de muerte’.
 
La zona inclusiva denominada Dracofilia, con textos de la escritora local Solange Rodríguez, ofreció a personas con discapacidad visual la oportunidad de vivir una experiencia sensorial con la literatura. La cabeza de un dragón en material ‘foami’ dominó el espacio, a donde pueden ingresar el público general con los ojos vendados.
 
“Esta es una gran oportunidad para el crecimiento, pues significa alejarnos un rato de la tecnología para acercarnos otra vez a la lectura de un libro”, comentó Carla Espinel, asistente de la feria.
 
“Lo que viene para Guayaquil debe ser más lectura y cultura, pero sobre todo debemos comprender que eso significa que desde la lectura también edificamos una mejor sociedad”, comentó Allen Panchana, asistente de la feria.
 
La Feria Internacional del Libro significó un gran encuentro cultural, ya que sin duda Guayaquil se ha convertido en un gran destino para aprender mientras leemos. 

La Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, presidida por Gloria Gallardo Zavala, presentó la III Edición de la Feria Internacional del Libro 2017 “Guayaquil es mi Destino para Leer y Crecer”, la misma que se realizó desde el miércoles 6 al domingo 10 de septiembre en el Centro de Convenciones.

 

El objetivo de la Feria Internacional del Libro 2017 es siempre incentivar la lectura en la comunidad, especialmente entre los niños y jóvenes.

 

“Este evento se posiciona en la ruta internacional de las ferias de Latinoamérica" dijo Cecilia Ansaldo, directora de contenidos.

 

El evento fue un encuentro cultural donde 47 escritores nacionales y 14 internacionales presentaron sus obras y fueron parte de conversatorios, conferencias, mesas de debate y más, en un ambiente lleno de novedades literarias, poesía, teatro, periodismo, entre otros.

 

Este evento internacional se ha realizado con éxito por dos años consecutivos 2015 y 2016, y es organizado con el apoyo logístico de Expoplaza.

 

La Feria del Libro trabaja con un Comité de Contenido Literario, presidido por Cecilia Ansaldo Briones, miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua.

 

Fueron 127 eventos en los cinco días de feria, las que se realizaron en cuatro salones, y que fueron desde charlas, lanzamientos, homenajes, presentaciones, hasta baile, proyección de películas, lecturas de cuentos y conferencias.

 

Argentina fue el país invitado y recibió a los visitantes con un stand de la librería cuencana Corredor Sur, la Cámara Argentina del Libro y la Embajada Argentina. La idea fue ofrecer la experiencia de acudir a una pequeña librería de Buenos Aires, indicó Germán Gacio, director de Corredor Sur.

 

“Sigo creyendo que existe esa unidad que a veces va y viene con más fuerza en Latinoamérica y creo que la circulación de los libros es un hecho fundamental de integración”, aseguró Carlos Gamerro, escritor argentino.

 

El evento contó con espacios para niños y jóvenes, entre ellos un espacio de actividades lúdicas que recrea los personajes infantiles de los ‘Cuentos de la selva’, del escritor uruguayo Horacio Quiroga, otro de los homenajeados pues se cumplen cien años de la publicación de ‘Cuento de amor, de locura y de muerte’.

 

La zona inclusiva denominada Dracofilia, con textos de la escritora local Solange Rodríguez, ofreció a personas con discapacidad visual la oportunidad de vivir una experiencia sensorial con la literatura. La cabeza de un dragón en material ‘foami’ dominó el espacio, a donde pueden ingresar el público general con los ojos vendados.

 

“Esta es una gran oportunidad para el crecimiento, pues significa alejarnos un rato de la tecnología para acercarnos otra vez a la lectura de un libro”, comentó Carla Espinel, asistente de la feria.

 

“Lo que viene para Guayaquil debe ser más lectura y cultura, pero sobre todo debemos comprender que eso significa que desde la lectura también edificamos una mejor sociedad”, comentó Allen Panchana, asistente de la feria.

 

La Feria Internacional del Libro significó un gran encuentro cultural, ya que sin duda Guayaquil se ha convertido en un gran destino para aprender mientras leemos.